I want DO to see that! Sobre The Comeback

foto post

Gracias a Cecilia del blog A ver series, el cual recomiendo mucho muchísimo desde aquí, nos llegaba hace unos pocos días un artículo sobre The Comeback. ¿The Com…Qué? THE COMEBACK. Una serie casi olvidada de la HBO que se emitió hace casi 10 años y que a vuelto a resurgir, como un guiño más a su nombre, porque la cadena que es más que televisión, ha decidido traerla de vuelta para una segunda temporada.

Pongámonos en situación, año 2005, con el final de Friends todavía perlando los ojos de productores, actores y espectadores, Lisa Kudrow presenta esta nueva comedia de 30 minutos en HBO. Puede que como una manera de quitarse la etiqueta Phoebe cuanto antes, o quizá todo lo contrario, valerse de  ella para seguir en el primetime.

Creada por la misma Kudrow y Michael Patrick King, The Comeback sigue las peripecias de una actriz venida a menos, atrapada siempre entre las cuatro paredes de un pasado glorioso, que vuelve a la palestra gracias a un reality show llamado “The Comeback” en él, podemos ver la vuelta de Valerie Cherish (Lisa Kudrow) a la pequeña pantalla en una nueva sitcom de la misma cadena. Más sencillo, sí, la series es un reality en el que graban una sitcom.

vlcsnap-2014-05-12-19h11m43s209

Así que esto es lo que nos encontraremos al empezar cada capítulo, un seguimiento de la vida de una actriz hilirante casi sin pretenderlo, un recorrido por su día a día a través de los ojos de la cámara que está grabando para el reality.

Con momentos incomodos y lo que no son incomodos a la orden del día, pudiera resultar difícil de ver, pero Lisa Kudrow hace de Valleri Cherish un personaje tierno y cómico a partes iguales. Con la condescendencia por bandera veremos aflorar su miedos e inseguridades pero también su carácter. Y es que, sin llegar al patetismo extremo, la protagonista se desenvuelve brillantemente en una línea muy fina entre la ingenuidad y el divismo.

Entertaiment Weekly colocó The Comeback en el núm. 79 en su lista de nuevos clásicos de la televisión, nombrándola una de las mejores series de la década,  la más brillante y brutal sátira sobre los reality shows capturada en una pantalla. Y es que en The Guardian se preguntan si no fue una serie adelantada a su tiempo, y es que en estos días tan metatelevisivos (de los que ya hablamos aquí)  su resurgimiento se antoja casi como necesario. Y este Otoño tendremos 6 episodios más.

The Comeback, recomendable 100%.

P.D:Mención especial merece el título de la serie que lanzó a la fama a la protagonista I’m It! como la parodia meta absoluta de que solo eres eso, y solo lo eres mientras estés en antena.

Nunca vimos esa serie. Sobre la Autoparodia

tumblr_macslaKGhq1rv9l29

Con la cancelación de The Neighbors se va una las series que mejor representaba el no tomarse en serio a si misma, y lo hacía en gran media gracias a las autoreferencias a su condición de serie, a temporadas pasadas y demás chistes que, a parte de funcionar tanto a espectadores nuevos como asiduos, conseguían fortalecer el vinculo con este último grupo.

Pero no es la única comedia que se vale de este recurso, aunque menos evidente,  este mismo año hemos podido ver, en Awkward, como muy bien comentaban en Yo disparé a JR, como Tamara le decía a Jenna que sus problemas eran muy 1º temporada, dando voz al espectador, entre los que me incluyo, y es que estamos hartos de los histerismos y comidas de olla de la protagonista.

Pero no solo de comentarios vive la autoparodia, posiblemente el caso de James Van Der Beek sea demasiado. Don’t Trust the B—- in Apartment 23, serie estrenada hace dos años que tenía como único reclamo que James Van Der Beek (el inolvidable, para bien o para mal, Dawson Leery en Dawson Crece) se interpretaba a si mismo, o mejor dicho a una parodía de si mismo. Porque aunque no te lo tomes en serio como actor pasado de moda – porque eso es lo que eres, James – su patetismo funciona.

Actor juvenil que no encuentra su sitio después de haber sido un icono, que se cree un gran actor, y vive de las rentas de su personaje. Aunque todo esto no tendría sentido si en el a serie no hubiera un personaje fan de la Dawson Crece, y  es que puede que nunca me haya sentido más identificada con un personaje, porque aunque todo el mundo era de Peacy yo era de Dawson.

Pero no es el único caso, Hot in Cleveland, por ejemplo, cuenta con Susan Lucci interpretando a una malvada versión de si misma y que además esta misma temporada los guionistas decidieron dejar a un lado la trama de la serie en la premiere de la 5ª temporada, para hacer un capítulo homenaje a la serie, y a sus protagonistas. Y es que nombrarles a Betty White y a Georgia Engel el show de Mary Tyler Moore  y que las dos contestar al unísono, “No vimos esa serie”. No tiene precio.

¿Qué más casos conocéis? Como siempre, este blog, vuestra casa, compañeros.

¿Entras? Sobre Inside nº9

608

Desde Reino Unido siempre nos llegan nuevas propuestas a tener muy en cuenta en el panorama televisivo, Black Mirror o Utopia son buena muestra de ello. El pasado mes de Febrero y de la mano de Steve Pemberton, actor, director, guionista y comediante al más puro estilo Monty Python, y al que ya pudimos ver en Psychoville o Whitechapel   nos llega Inside Nº9. Obra que ha escrito y protagonizado junto a Reece Shearsmith.

Una serie de 6 capítulos independientes de difícil catalogación, una amalgama de denuncias contra según que comportamientos que desde luego no dejará indiferente a nadie, desde la propia perdida de la razón, el egoísmo, la avaricia o la torpez más absoluta… Y es que dentro del numero nueve hay sitio para todo esto  y mucho más. incluso para una pequeña dosis de terror.

Un experimento curioso y lleno de vida, con más de una cara conocida, que eso también ayuda lo suyo. Una pequeña obra queriendo ser algo más y consiguiéndolo en ocasiones, en otras no tanto, y es que siendo historias independientes siempre encontraremos algunas más atractivas y con más fuerza que otras. Pero todas con algo ese algo especial. Y es que como bien nos cuentan en la web de la revista OchoQuince magazine “Inside Nº9 es una rareza y por eso nos encantay no podría estar más de acuerdo.

Lo que empieza siendo una reunión curiosa en un caserón inglés termina por volarte los sesos en el que creo, el mejor episodio de los seis, y ahí reside la grandeza de estos pequeños relatos de las bajezas humanas aderezados con personajes cada cual más histriónico y disparatado que el anterior. Como bien apuntan en el blog Criticas en serie  “Todos tenemos un lado oscuro. Pemberton y Shearsmith tienen varios

Humor negro al más puro estilo británico concentrado en seis historias que nos harán reflexionar sobre nuestros complejos y pecados, y sobre la vida misma, porque aunque veamos el lado más loco del comportamiento humano dentro de estas historias,  el fiel reflejo de nuestra propia existencia siempre nos guiñará el ojo a través de la pequeña pantalla.

P.D: Como curiosidad decir que Steve Pemberton salió, como todo actor que se precie británico, en Doctor Who, concretamente en uno de mis favoritos y donde vemos por primera vez a mi adorada River Song, Silence in the library.

El poder de un buen café. Sobre las chicas Gilmore

Retrocedamos en el tiempo, hace aproximadamente un año terminé, por fin, Las Chicas Gilmare, ya sabéis, por eso de que no quería que se me terminasen, y la verdad es que más me valía haberme estado quieta porque las ultimas temporadas consiguieron cabrearme lo que sabe nadie, por esa incapacidad de continuar con la esencia de los personajes, por sacarlos totalmente de su carácter mientras los más exacerbados insultos salían de mi boca.

Y a pesar de todo, del enfado y la rabia, no puedo dejar de alabar esa gran serie que fue y siempre será Las chicas Gilmore, y es que puede que no vuelva a ver la última etapa de la serie nunca más (aunque ver a Cary Agos tan jovencito tenga su punto) pero lo que si es cierto es que, cada mañana me levanto en busca de ese cafe Gilmore que me devuelva a la vida. Así que aquí va mi pequeño homenaje a la serie.

tumblr_lca5q25RHn1qcxrp2o1_400

Todo empezó con un “Por favor, Luke. Por favor, por favor, por favor” y gracias a las chicas Gilmore he aprendido que es imposible perderse si no sabes a donde vas, que jurar por Dios pierde mucha credibilidad si eres atea, que si pierdes las llaves de la hebilla de tu cinturón mejor será que no vuelvas a casa,  o también que el mejor mensaje para poner en el contestador es “En este momento no estamos en casa. Lo sentimos, tenemos una vida” o este otro “Estoy exhausta, el teléfono está lejos, deja tu mensaje.”

Aprendimos que fumar más de dos pipas de crack nos puede bajar las defensas, que se puede hablar con una caja de herramientas, que siempre es un buen momento para una taza de café, que aunque odiemos los lunes, acaban apareciendo a pesar de todo, que si queremos tirar nuestra vida por la borda, más nos vale que el chico en cuestión tenga moto o que para despertarse, en ocasiones, valen más los gritos que las alarmas.

Sabemos también que la mejor forma de matar, es sin duda, las tijeras de podar… Sin afilar, que el cuarto de Rory es un buen lugar para reflexionar sobre la unificación de las dos coreas o simplemente para esconderse de la Señora King, que nunca debemos menospreciar el poder de las iniciales o que por mucho que nos empeñemos, nunca encontraremos un trabajo que no haya desempeñado Kirk a lo largo de la serie.

 Por esto, y por muchas cosas más, gracias, chicas. Y es que si alguna vez tengo un perro, se llamará Paul Anka.

giphy

 

Pon una Kate en tu vida. Sobre #FWBL

vlcsnap-2014-05-06-15h24m00s10

Siempre hay uno que destaca, esto es así, en toda serie de amigos, quizá la ironía aquí es que Friends parece la excepción que confirma la regla, hay un personaje que eclipsa a todos los demás, o por lo menos alguno que sobresale y en el que muchos, por no decir la mayoría, nos sustentamos para seguir con tal o cual serie.

Para gustos colores, desde luego, pero nadie puede negar que el verdadero motor de la comicidad en Como conocí a vuestra madre no era otro que Barney Stinson, aunque este peso  se fuera diluyendo proporcionalmente al a longevidad de la serie.

Y es por esto que creo que  Friends with better lives me ha devuelto la fe en estos personajes; En esta Sitcom James Van Der Beek ha encontrado por fin un papel donde sentirse estúpidamente cómodo, y digo estúpidamente porque en realidad la serie no deja de ser el enésima prueba para ver si dan con la Friends de la década. Pero todo esto parece quedar a un lado cuando comparte escena con Zoe Lister-Jones, a la que ya pudimos disfrutar en Whitney.

Kate McLean es el personaje que interpreta Zoe en esta serie. Sus comentarios mordaces están a la orden del día, especialmente con Will (Van Der Beek) el recién divorciado y que ahora juega en su liga de soltería, y es gracias a estos dos personajes que Friends with better lives no se pierde en la más absoluta mediocridad.

En este caso, Zoe Lister-Jones interpreta a la astuta mujer de negocios que está soltera porque quiere pero está suscrita a todas las revistas de novias habidas y por haber, y es que aunque no deja de ser un cliché en si mismo, aporta una frescura a las insulsas conversaciones de los demás personajes que ya quisieran otras.

Un personaje seguro de si mismo, irónico y cortante con cada nuevo comentario que sale de su boca, una personaje que da vida a la narración, y aporta los mejores gags de los cinco episodios que llevamos hasta el momento. Pon una Zoe Lister-Jones  en tu vida. Reíras, eso seguro. Y aunque puede que dentro de no mucho nadie recuerde Friends with better lives yo, de momento, me voy a ver Whitney.

vlcsnap-2014-05-06-16h02m25s75

¿Y vosotros? ¿Qué personajes recordáis con verdadero carisma? ¿Qué personajes creéis que valen toda una serie?  Como siempre, ya sabéis, este blog, vuestra casa.

Wibbly Wobbly Timey Wimey. Sobre Continuum

4311

Dadme Ciencia Ficción y seré feliz. Pudiera ser una de las máximas que rigen mis gustos, pero no siempre fue así.

Pero eso es otra historia.

Hoy toca el turno de Continuum, una serie cada vez más consciente de lo que es y para quien es, que se ha dejado crecer, evolucionar y hacerse a si misma como justa recompensa para los que un día, de hace dos años, decidimos acompañar a Keira Cameron unos cuantos años hacia atrás.

La tercera temporada de Continuum no se anda por las ramas y consigue entramar un enrevesado tejido temporal donde las paradojas están a la orden del día y los personajes se desdoblan y consiguen evolucionar, ya sea para bien o para mal, de una manera ciertamente imprevisible.

A partir de aquí spoilers hasta el 3×06 de Continuum, así que si no sabes lo que pueden llegar a significar 7 días mejor que no sigas leyendo.

El juego que están dando los dos Alecs es impresionante, y ser consciente de que se trata de la misma persona aporta el dolor de cabeza necesario para que cualquiera que sea el desenlace de esta historia nos deje sorprendidos. Porque aunque parece que los caminos están marcados, y se puede distinguir fácilmente al Alec bueno del malo, las cosas no son siempre son lo que parecen, o no al menos; Quiero pensar que ese personaje frío detrás de un iMac no es nuestro Alec y que tarde o temprano recapacitará. De ilusión también se vive.

Y es que el otro Alec, a pesar de que su viaje en el tiempo se debe a lo que se debe, Emily, no puedo dejar de ver en él al traidor que dejó vendida a Kiera, y es que a pesar de que los siguientes capítulos no dejan de demostrarme que se puede confiar más en este Alec que en el Alec repeinado y con traje de oficina, sigo creyendo que se trata de elegir,  entre dos opciones, la menos mala. Y si por eliminación tenemos que confiar en un traidor, mal van las cosas.

Estas dos bifurcaciones de Alec Sadler, no olvidemos el verdadero detonante de la llegada de Kiera Cameron a la actualidad, supone la muerte del personaje del joven Alec tal y como lo conocemos, para bien o para mal, esa persona a dejado de existir para dejar paso a dos versiones cada cual más desconcertante.

Y si a todo esto le añadimos el conflicto de Carlos, la serie se torna un deliberado enjambre de confianzas y lealtades que no se saben muy bien donde empiezan y mucho menos donde terminan. Con Belly descubierta la policía de Vancouver, o más bien Carlos y Kiera, cuenta con un apoyo más para acabar con Liber8 ¿O es al revés?

Los flashforwards con alma de flashbacks nos enseñan más sobre los personajes, y ya no solo sobre nuestra protagonista, si no sobre el inclasificable Travis, y es que parece ser que los paralelismos van a jugar un papel muy importante en toda esta historia.

Lo único que no me acaba de convencer son los Freelancers, entiendo de su papel en toda esta historia como los conservadores del espacio continuo-temporal, pero o no terminaron el último curso de su entrenamiento o no se muy bien a qué están jugando, y que Kiera esté de su bando, aunque solo sea por la esperanza de volver a su vida, la cual parece cada vez más inalcanzable, me daba muy mala espina, así que descubrir que el chino que aparece siempre (sí, no me acuerdo de su nombre) es el responsable de su muerte me da, y mucho, la razón.

En cualquier caso, seguiremos de la mano de Kiera Cameron para comprobar si su futuro, o más bien su pasado, se puede  llegar a perder como lagrimas en la lluvia.

P.D: Me encantan los finales de episodio con en nombre de Simon Barry antes de pasar al fundido a negro.

La noche estrellada. Sobre Black Box

vlcsnap-2014-04-28-11h35m19s49

De la mano de ABC y con Brian Singer, como productor ejecutivo, nos llega Black Box, la nueva apuesta de la midseason para devolver los enigmas médicos a la parrilla televisiva. Y no le ha ido mal de todo en su estreno con con 1.5 en demos y casi 7 millones de espectadores.

Chaterine Black es una aclamada neuróloga con un pequeño problema sin importancia, es bipolar. Y esto no sería un problema si se tomara su medicación religiosamente, pero no es el caso, así que tenemos a un personaje brillante con graves problemas mentales, lo que nos recuerda al Doctor Pierce de Perception, del que ya hablamos aquí, y en cierta medida también a nuestro huraño Doctor House.

Ya se que no se puede valorar una serie solo por el piloto y todos los demás bla bla bla que se dicen sobre esto, pero lo cierto es que la complejidad del personaje protagonista bien vale una mención.

A veces ser consciente de un problema no es suficiente, la escena inicial nos muestra en pequeños flashes los síntomas de una enfermedad que intenta consumirla como persona pero que también es la chispa de su brillantez. Alusiones a grandes genios con graves problemas mentales como justificación a su comportamiento y es que a este chica, si algo nos tiene asegurados a partir de ahora, es liarla pardísima cada vez que prescinda de su medicación.

¿Qué podemos esperar de esta nueva apuesta? Solo el transcurrir de los episodios lo dirá, pero me ha gustado el personaje, el título de la serie, y sobre todo, ese novio que empieza siendo un cliché en si mismo y que termina por ser sincero y nada políticamente correcto.  A valorar también   el tratamiento de su hipersexualidad. De momento, para mi, es un sí.

¿Qué os ha parecido? Como siempre, esta blog, vuestra casa, compañeros.