It’ll cost you. Sobre Wentworth

bannerwentworth

El sonido de una celda cerrándose. Un pasillo sin fin. Años de condena. Un correccional. Dos bandos. Amenazas que hieren antes de ser pronunciadas. Heridas que no sanan. Estas reclusas no son naranja son rojo sangre.

Mayo de 2013. El canal australiano Foxtel estrena la serie Wentworth, remake de la icónica Prisioner, serie austaliana que estuvo en antena desde 1979 hasta 1986. Pero como toda reimaginación se trata de una adaptación del discurso de aquella serie a nuestros días.

Joe Porter, productor de la serie comentó en su momento que la serie buscaba explorar la relaciones entre mujeres en un mundo con pocos hombres, y como la experiencia cambiaba tanto a unos como a otros, incluso, en ocasiones, para mejor.

Su estreno en Estados Unidos vino de la mano de las comparaciones con Orange is the new black, estrenada por Netflix ese mismo año, solo un mes después. Y es que puede que las dos series transcurran en un cárcel de mujeres, pero no podían ser más distintas, a pesar de todos sus parecidos. Liz Raftery en TV Guide dijo que creía que Wentworth era mucho más valiente y que no intentaba endulzar el tiempo en prisión. Aquí podéis leer el artículo donde da 9 razones para ver Wentworth aunque hay cosas con la que no estoy de acuerdo, resume a la perfección lo que la serie es y lo que no. 

wentworth_s1e3_b

Pero… ¿De qué va? Bea Smith llega al correccional Wentworth por intento de asesinato. Allí tendrá que aprender las reglas que rigen la vida detrás de los barrotes pero también delante de ellos.

Una de las cosas que aprendes  nada más entrar en Wentworth es que todo tiene un precio. Estamos ante un drama oscuro, duro y real. Con personajes de todo tipo, una cárcel llena de mujeres donde se torna necesario elegir bando o bien quedarse al margen, pero con la certeza de que hagas lo que hagas siempre vas a tener que vigilar tu espalda.

La primera temporada son nuestros primeros pasos, y los de Bea por el correccional, de su mano aprendemos que hay que cosas que simplemente no se hacen. Nunca. Hasta que no hay más remedio. Confiar en alguien se vuelve un lujo y al final todo se reduce al instinto de supervivencia.

Con la tercera ahora mismo en emisión y la confirmación de una cuarta temporada para el año que viene todavía nos queda sentencia por cumplir junto a personajes carismáticos, acojonantes e incluso entrañables. Todo cabe en Wentworth. Sólo faltas tú. ¿Le das una oportunidad?