Home sweet home. Sobre Shameless.

banner_shameless

Llegar a la séptima temporada de una serie no tarea sencilla, y más si naciste como remake de un serie británica, pero en este caso, resulto que Shameless US no era una versión americana de de la longeva serie homónima de Channel 4. Shameless es mucho más que una versión, tiene vida propia, y desmarcándose, desde hace ya bastante, de su serie “madre” ha conseguido hacernos olvidar por completo que puedan existir en el mundo unos Gallagher más tiernos y tormentosos como los de Chicago.

La familia unida jamás será vencida. Parece el lema más apropiado para esta amalgama de personajes que nos regalan auténticos dramas cada semana desde el mes de septiembre, – El cambio de fecha sorprendió bastante a propios y extraños, pero no nos quejamos en su día, ya que suponía tener a los Gallagher más pronto en nuestra casas, sin cotar con las “filtraciones” con las que tiene a bien darnos Showtime cierto tiempo antes de sus estrenos – Así que si no has visto con que nos han sorprendido Frank, Fiona y Cia esta nueva temporada, mejor que la veas cuanto antes.

A partir de aquí spoilers de la séptima temporada de Shameless.

El final dramático del penúltimo episodio no desmerece el resto de temporada, dónde creo, que cobra gran relevancia, la pullita de Liam a Fiona sobre lo que estaba haciendo con su vida. Que sea precisamente, Liam, que está tirando su vida a la basura, a pesar de ser el Gallagher con más potencial, el que le diga a Fiona que no está haciendo anda por prosperar, duele. Y si me dolió a mi, no puedo ni pensar lo que debió ser para Fiona, escuchar esas palabras de su hermano. – Sí, me tomo las series de manera muy personal –

¿Estamos ante la temporada más optimista de Shameless?

vlcsnap-2016-12-20-20h40m50s452

Lanzo esta pregunta. Recuerdo, el inicio de la temporada anterior, y es que no hace tanto que nos despedimos de la sexta temporada, que todo parecía bonito, demasiado bonito, y que precisamente, de aquellas alegrías, estos dramas. Porque, si bien, la temporada anterior fue de menos a más en cuanto a drama, este última ha tenido un pico importante con la muerte de Mónica para dejarnos un último capítulo de aceptación, un último respiro de tranquilidad, una última mirada a lo que supone la muerte de alguien que te ha decepcionado demasiado, contando las luchas internas que provocan los sentimientos encontrados ante la certeza de que Mónica no te decepcionará más.

Shameless es esa serie de contrastes, cuando un personaje se hunde, al menos sabes que podrá encontrar ayuda en otros que resurgen. Y la evolución de Liam y Lip es una buena muestra de ello. Poco queda ya de aquel chico bipolar capaz de robar un bebe y escaparse a lo loco, igualmente que poco queda ya de aquel buen chico que apunta maneras y que había conseguido llegar a la universidad por méritos propios. La vuelta de la moneda ha llegado a su punto más álgido en esta séptima temporada.  Tenemos a Lip empezando a levantar cabeza, un rallito de luz parece asomarse por esa cabeza loca que es nuestro Phillip Galagher, de lo que me alegro muchísimo, porque siempre ha sido uno de mis personajes favoritos.

Los personajes

vlcsnap-2016-12-20-20h39m04s195

Existen ciertos momentos en la serie donde duele ver a Frank vivito y coleando. Sabemos que no se lo merece. Pero aún así, sólo con verlo bailando en casa con su familia parece que se nos olvida. Y casi hasta me dio ternura verlo disfrutar después de la muerte de Mónica. La muerte de Mónica es un duro golpe para la familia, pero ni por asomo se asemejará a la la despedida de Frank Gallagher, para mí, ese personaje debe morir para despedir la serie como se merece. Leí por twitter ayer que el final de esta temporada sabía a final de serie, y lo cierto es que sí, quizá porque sepa a algo a lo que no estamos acostumbrados en el mundo de Shameless, a felicidad. Para mi el final de esta sería se asemejaría mucho a lo que hemos visto el último capítulo, los Gallgher alrededor de una mesa brindando por el canalla de Frank Gallagher, pero juntos, siempre juntos.

Y llega el turno de hablar de los más pequeños de la casa, la evolución de Carl ha sido increíble, de pasar tiempo en un correccional, haciéndose el amor del tugurio a estar en la escuela militar. Y es que pesar de todo, nuestro pequeño Carl, que ya no es tan pequeño, siempre ha tenido ese aura de buena personica, incluso a través de los todos los trapicheos que ha llevado a cabo a lo largo de la serie. La escuela militar me molesta porque me priva de mi Carl en el día a día de la familia Gallagher, pero también me alegra, porque lo veo centrado y con muchas esperanzas de futuro.

vlcsnap-2016-12-20-20h49m43s059

Y pasamos a hablar de Debbie, lo siento, Debbie,  sé que lo has pasado fatal, y que ahora parece que estás encauzando tu vida, pero de la misma manera que ahora tienes un techo y puedes alimentar a tu hija, podrías estar en la calle mendigando como no hace mucho te vimos en un episodio. Totalmente respetable su decisión, pero no la comparto.

Mención especial para esa escena final post créditos a las que nos tienen tan costumbrados los Gallagher. En este final de temporada se han superado.

Shameless tiene algo especial, llámese esencia, llámese sabor, cada nuevo capitulo de los Gallagher me hace feliz, porque comparto mi vida con ellos una vez al año durante 3 meses, porque llevamos 7 años ya, porque espero que sean muchos más, y porque sin el gran seriéfilo no había descubierto esta maravilla con esta entrada, así que gracias compañero. Gallagher Rules! 

Este blog, como siempre, vuestra casa, así que comentemos el final de Shameless. ¿Os ha gustado?

Daddy issues. Sobre Shameless.

bannershameless copia

Shameless es la dramedia más redonda que se emite actualmente en Televisión. Así empezaba Seriefilo su entrada reivindicando Shameless casi dos años atrás. Y no pude estar más de acuerdo con él. ¿Ahora? Ahora lo estoy mucho más. Shameless es una de esas series que no sabes lo que la has echado de menos hasta que vuelves a entrar en el Alibai y ese olor a crudeza y cerveza te invade por completo.

Spoilers de la premiere de la 5ª temporada de Shameless, así que si no has visto la vuelta de los Gallagher, sírvete una cerveza y ponte a ello.

ezgif.com-video-to-gif

Y yo me pregunto ¿No es todo como demasiado bonito? Las escenas de la piscina se miran desde el corazón y con ojos perlados. Atrás parece que quedaron los enfrentamientos, los reproches, las dudas… Fiona, cual ave fénix, está resurgiendo de sus cenizas. Lo está haciendo bien, demasiado. Y no, no es que no confíe en ella, #TeamFiona siempre, es, sólo, que esta tranquilidad me desconcierta y me asusta a partes iguales.

ezgif.com-video-to-gif (3)

¿He escrito tranquilidad? Bueno… Los posibles problemas mentales de Ian son una de las incógnitas con la que nos dejaron la temporada pasada, y parece que el poco a poco va ser lo que determine la evolución en esta historia. Lo que me lleva a esa conversación entre LIp, Fiona y Micky… ¿Os imagináis esto hace dos temporadas? Aunque lo del recado al que le manda su mujer no deja de ser 100% Micky.

ezgif.com-video-to-gif (1)

Y ahora es cuando entramos en la trama del patriarca. Si algo recalqué durante la cuarta temporada de Shameless es que Frank no merecía sobrevivir. Pero como decía el gran Clint en Sin perdón deserve’s got nothing to do with. 

El título de la entrada viene por, quizá, el punto más bizarro de esta quinta temporada, Sammy, la última en sumarse a la larga lista de hijos de Frank parece no llevar muy bien que papi se haya casado y quiere llamar su atención y yo me pregunto ¿Cuándo más la ha tenido si no fue porque Frank quería algo?

Lo que más le pedí a la cuarta temporada era un poco más de comedia, y con este inicio de temporada parece que la hemos vuelto a recuperar. Sheila limpiando el sofá o Kev y su “Tendrán asma, serán bajitos… y no tendrán amigos.

ezgif.com-video-to-gif (2)

¿Alguien dudaba que el experimento de Frank tenía que ver con alcohol? Si solo puedes beber una cerveza al día… Desde luego, Frank Gallagher… Genio y figura… Celebremos que Showtime acaba de renovarla para una sexta temporada. Hablemos de Shameless.

De crueldades y decisiones. Sobre Shameless

vlcsnap-2014-03-11-12h47m20s114

Shameless es una serie cruel. A nadie le sorprenderá esta afirmación. Pero, quizá, es en esa dolorosa franqueza donde encontramos nuestra debilidad para con la ficción de Paul Abbott. Y es que la vida, la mayoría de las veces, es una hija de puta, y Shameless no se esconde haciéndonos participes de su mezquindad y, quizá también, de la nuestra.

¡Atención! A partir de aquí spoilers hasta el 4×08 de Shameless

Durante este cuarto año con los Gallagher hemos podido ver el irónico ascenso de Fiona Gallagher, y digo irónico porque como escribió García Márquez, no era más que  la crónica de una muerte anunciada. Y es que Shameless no es esa serie de horario fijo con seguro médico y dental. No hay lugar para el acomodamiento entre esas cuatro paredes, no lo hay para sus personajes, ni mucho menos para  nosotros. Y es que asistimos impotentes a las desventuras de esta familia disfuncional con un nivel de implicación cual que, a veces, duele no poder reír junto a ellos, aunque lo hagamos, pero sobre todo, duele no poder llorar su llanto, aunque también lo hagamos.

Y si hay una trama está superando a las demás, es sin duda el duelo entre Lip y Fiona. Tras el traumático accidente, se ha abierto una brecha con muy mala cicatrización. Reproches, culpabilidad y dolor se entrelazan en una historia donde tomar partido se torna complicado,  la lealtad hacia ciertos personajes impide tomar distancia y ver que las cosas nunca fueron ni blancas ni negras.

Ver a Fiona, la roca de esta familia, hundida nos aboca a un futuro incierto, oscuro, muy oscuro. Desde luego que el papel de Lip está siendo importantísimo, siempre tiene que haber alguien que tire del carro en momentos así, y que conste que Lip siempre será uno de mis personajes favoritos y quizá una de las mejores personas dentro de este universo Gallagheresco, pero a pesar de todo esto, muy a pesar, quiero decir, Lip nunca será Fiona. Incluso ante tal afirmación, la culpabilidad me carcome para con Lip, pero las personas no son lo que son,  son lo que nos hacen sentir.

Y Lip, aun entendiendo su enfado, no es el Mesías que viene a salvar a los Gallagher de su pésima existencia, está ahí, arrimando el hombro, ¿Más que los demás? También es el que más cabeza tiene después de Fiona ¿Es su responsabilidad? Esto tiene tantas posibles respuestas como personas en este mundo. ¿Puede, Fiona, vivir de las rentas? ¿Su sacrificio le otorga el perdón inmediato? Por supuesto que no, pero cuando las consecuencias pueden ser tan jodidamente traumáticas, quizá y solo quizá, sería bueno dejar a un lado los reproches, de momento.

Así que, querido lector, aunque ya hemos sido testigos de un acercamiento entre Lip y Fiona al final del episodio ¿Qué opinas? ¿#TeamLip o #TeamFiona? Este blog, como siempre, tu casa.

vlcsnap-2014-03-11-12h49m27s167

Cuando las series cobran vida. Sobre Shameless US

Una de las cosas que más me fascinan del mundo la ficción audiovisual en general, y televisiva, en particular, es esa capacidad de implicación que se consigue, a veces, entre los protagonistas y el espectador. Muchos pueden ser los mecanismos para introducirnos en la trama, pero sobre todo, el carisma de los personajes ejerce de emcumbrador mundial hacia el Must See.

Cada capítulo de Shameless vas conociendo un poco más a Frank, y a pesar de su comportamiento, de sus adicciones, de sus muchos fallos y de sus pocos aciertos siempre tiene algo que decir, y siempre estamos ahí para escucharlo. Puedes estar de acuerdo con él (raramente) o no (seguramente) pero sus discursos acerca de política, religión o cualquier otro tema tienen mucho carisma. Gran parte del mérito es la interpretación de William H. Macy que junto con el aura del personaje han conseguido fusionar en una sola persona amor sincero y odio verdadero a partes iguales.

Shameless-US-Season-3-Episode-3

Pero a fin de cuentas Shameless US no gira tanto en torno al patriarca de los Gallagher. Fiona Gallagher es la primogénita de muchos más, la cabeza de familia de 5 hermanos y la que carga con el peso de ofrecer toda la estabilidad que la situación le permite a cada momento.

Lip e Ian ofrecen la versión masculina de la adolescencia. Desde dos perspectivas bien distintas nos marcan el desequilibrio que supone tener que afrontar las responsabilidades junto a Fiona a la par que dejarse llevar por la locura de hormonas adolescente.

Y por último, los niños, Debbie, Carl y Liam, Debbie es una Fiona en potencia, Carl es el demonio personificado, no hay locura que no se le ocurra, y Liam es el peque de la casa, de brazo en brazo se pasa los episodios, parece que no aporte mucho, pero pensar en su ausencia es como quitarle una rama a este gran árbol en el que están haciendo malabarismos los Gallagher día si, día también.

Una serie made in Showtime, con todos los excesos que eso conlleva pero con el trasfondo emocional necesario para hacernos participe de la historia, una serie en la que la identificación a pesar de las distancias deja patente la universalidad de la empatía. La emoción como motor en la busca de la felicidad.

All

¿Qué hago yo viendo esta serie?

Durante el episodio piloto esta pregunta rondará nuestra cabeza lo queramos o no, pero es en esos personajes tan icónicos, pero tan llenos de matices, en lo que se basa la fuerza de Shameless. Una serie en la que la risa viene dada en muchas ocasiones debido a lo bizarro de la situación. En unos personajes que consiguen enternecerte en situaciones que nunca creíste poder llegar a entender.

Así que si no la has visto, ya estas tardando en darle una oportunidad, te va ha sorprender, y si ya eres tan fan de los Gallagher como en el 8º Pasajero siéntete libre de comentar que te parece, lo que más te gusta, lo que menos. ¿Tiene un “algo” especial? Yo creo que si ¿Y vosotros?

P.D: Desde aquí quiero agradecer a Seriéfilo esta entrada  con la que le di una oportunidad a esta maravilla showtimeana.

P.D 2: No os perdáis esta tarde/noche a las 19:30 en Todo Radio FM el programa especial sobre Juego de Tronos de Adictos al espectáculo.